bah

Me las prometía felices, pero me ha fallado la cabeza del gato… no me gusta mucho, la verdad. En fín Serafín, estas cosas pasan.

Combinar tipos de tela diferentes para hacer peluches es siempre bastante arriesgado. Cuanto más se parezcan los tejidos mejor se van a adaptar el uno al otro, pero con lo que me gusta jugar con las texturas soy incapaz de seguir esta norma  y tiene sus víctimas, claro.  jajaja
El raso no ha sido una buena elección, el patrón de la cabeza del gato es muy exigente con las telas… Tengo pendiente hacerle alguna modificación para suavizar las curvas (o igual necesita un cambio drástico, no sé).


El terciopelo sin embargo se ha portado estupendamente, estoy gratamente sorprendida. Ha quedado una tripica digna de gato, suaaaaave…

Esta vez he hecho el flequillo al estilo de las alas de los pájaros, el resultado tiene futuro… I like it!

 

One comment

  1. Bah es un minino curioso, al que yo le encuentro un punto abrupto. En su cara a veces veo la sonrisa del gato de Cheshire y otras algo parecido a una mordaza… creo que esto unido a su cuerpecillo inocente y ese flequillo y ojos dulces y seductores me produce cierta desazón.
    Y me gusta bah… al que por otro lado también podríamos llamarle “el cirujano”. Es polifacético.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s