stories

anderetto misteriotsua

ag

Isilpean gorde nahi zuten A.G.ren gurasoek A.ren atzean ezkutatzen zen izena, beraz, bere osaba (U.) eta bion artean erabaki genuen amets egiteko hodeietan soilik inizialak ipintzea.

a

Egun hodeitsu batean jaio zen A. eta guk bere izena jakin ahal izan genuen. Atherei.
Ongietorria! Epe luzeak igaro itzazu hodei artean!

atzealdea

Anuncios

geruza gehio

La experiencia de la expo ha sido maravillosa pero también agotadora, después de un par de días de relax (bueeno, más o menos…) vuelvo a los Berutismos energizada. Y más me vale, al ataquer… ya os contaré ;)

Antes de dejaros con la visita guiada, quiero dar las gracias
a Juan y Blanca por habernos acogido a mi y a las Plush Ladies en su FAN
(y por dar movimiento a esta bendita ciudad, y además, habernos traido a Nausicaa!!!)
A Saioa por su precioso microrrelato y por echarme una mano con los textos.
A David, un técnico de lujo para un mini-montaje.
Al musguero del reino, y asesor de jardinería, por mil y una cosas…
A Berta, Miren y Martin por haberme dejado a Moriko, Miku y Sumiko.
A las gentes del Planetario y Yamaguchi por haber cuidado tan bien de las ladies.
A todos los que os habéis acercado a ver a las chiquitas,
y a los que habéis aguantado el monotema en el blog el último mes… (ya pasó…) :)

Parece que me hayan dado un premio, eh? Jajaja
Mejor, he hecho mi primera exposición, y ha sido muy bien recibida!
Bueno, aquí tenéis unas fotos para los que no pudisteis venir:

Adelante…
(más…)

el botín, el botón y la turista

el botín:

lana para enfieltrar

telas para ladies y telas para peluches


cuero verde  y cuero rojo (nouveauté en mis compras),
unos cuantos super botones

y, entre otros atrezzos, una botellita de rosé para las chiquitas


el botón:



la turista:

La primera plush lady que viene a recorrer una ciudad conmigo, lo ha hecho dentro de mi bolso con la parte la parte de arriba del cuerpecillo cubierta por un papel de cebolla, como un halcón.  Por supuesto, también ha salido a ver Paris…
Si os apetece un paseo:

(más…)

norberaren aintzira

“Gaur bezalako egunek nire aitonak kontatzen zuen istorio bat ekartzen didate gogora. Izumiren aintzirarena.

Izumik hilabeteak zeramatzan egunero  herritik gertu zegoen aintzira txikira hurbiltzen, haren uretara begira nor zen igarri nahian.

Negua heldu  eta beste behin ohiko tokira abiatu zen,  baina bertako ura izoztua aurkitu zuen.

Egun hartan bere galderen erantzunak argi ikusten hasi zen Izumi.

Diotenez, negu zein uda, udazken zein udaberri,  aintzira horren urak izoztua jarraitu du.”

(“Los días como hoy me recuerdan una historia que me solía contar mi abuelo.
La de Izumi.
Izumi llevaba meses yendo a diario hasta un pequeño lago cercano al pueblo  tratando de averiguar quién era en el reflejo de sus aguas.
Llegó el invierno y una vez más cogió el camino habitual, solo que en esta ocasión se lo encontró helado.
Ese día Izumi empezó a ver las respuestas  a lo que estaba buscando.
Cuentan que el lago no ha dejado de estar helado.”)

microrrelato para una plush lady

Por Saioa Esparza.

“Hay días soleados”

Tengo varios armarios y muchos cajones en mi casa, también estanterías. Todos contienen y soportan cosas. Las hay de hace mucho tiempo, nuevas, algunas que parecen llenarlo todo y otras mínimas. Todas tienen su lugar y su importancia.
La sombrilla es de antes, cuando cada día dejaba atrás mi casa abarrotada aferrándome a ella, hasta que decidí darme la vuelta y hacer limpieza. Así encontré catorce paraguas, matarratas, un baúl, flores secas, la cometa china, espejos rotos, cadáveres de mosca, lápices de colores, cenizas en un bol, una bola roja, una azul, una mantilla…
Voy a salir.
Escojo este vestido. Las horquillas de moño las guardo aquí, junto a los lazos. Trato de alcanzar el que quiero y temo romper algún frasco, el estante de los perfumes está desordenado. Abro y cierro cajones mirando cada pañuelo, sus colores, los estampados; algunos los toco. Quizás hoy coja la sombrilla. Miro mi reflejo, el vacío de mi rostro; tomo la bola roja y la coloco entre los mofletes.
Ahora siempre llevo mi nariz.

haydias